6 de octubre de 2016

DIVINA MISERICORDIA: breve comentario sobre el Nazareno de la Hermandad de las Siete Palabras (Sevilla):

Perfil del Nazareno de la Divina Misericordia, imagen
venerada en la iglesia de san Vicente en Sevilla. Foto: Maldonati Protography.


Buenas tardes lectores, 

  Como muchos sabréis, el año 2016 es el Año de la Misericordia y son numerosas las imágenes devocionales (crucificados, vírgenes, etc.) que llevan por advocación dicho nombre en toda España. Sin embargo, me ha llamado la atención una talla en concreto, y es el Nazareno que pertenece a la Hermandad de las Siete Palabras de Sevilla, Nuestro Padre Jesús de la Divina Misericordia, una de las imágenes más desconocidas de la Semana Santa de la ciudad que se vio alterada físicamente tras su incorporación en el cortejo procesional de Miércoles Santo de dicha hermandad, una labor que fue realizada por el escultor Luis Ortega Bru a mediados del siglo XX, sin embargo, su valor artístico e histórico en muchas ocasiones se ha visto eclipsado por obras como el Cristo del Gran Poder de Juan de Mesa o Ntro. Padre Jesús de la Pasión de Martínez Montañés. Por ello, en el siguiente post se pretende hacer un recorrido sobre su historia, comentando la talla teniendo en cuenta las consideraciones realizadas por el profesor e investigador Andrés Luque Teruel, con el fin de contribuir a una mayor valoración y conocimiento de su existencia a nivel popular.


  El Nazareno de la Divina Misericordia, entonces conocido como "Jesús con la cruz a cuestas", fue encargado hacia 1641 al imaginero cordobés Felipe de Ribas por una hermandad de sacerdotes que ocho años después se extinguiría. Uno de sus fundadores, el clérigo Francisco Ortiz, acabó donando la imagen en agosto de 1649 a la Hermandad de las Ánimas Benditas cuyo mayordomo, Antonio del Castillo, fue el encargado de recibirla. Pero la posible poca atención que recibió la talla llevó a que en 1674, el párroco de la iglesia de san Vicente, Alonso López de las Doblas, decidiera cederla definitivamente a la Hermandad Sacramental de dicha iglesia con la condición de que "presidiese un altar nuevo y se le hiciera una misa en su honor cada viernes del año".

Vista completa del Nazareno de la Divina
Misericordia.
Foto: Blog Morado.
  Como se ha dicho, la imagen fue ejecutada por el imaginero Felipe de Ribas, escultor, arquitecto y retablista que se formó en el taller del maestro Juan de Mesa, aunque también tuvo estrechos contactos con artistas de la talla de Alonso Cano. Como obras suyas pueden citarse el perdido Crucificado que realizó en 1647 para el retablo mayor del templo de san Julián, imagen que salía en procesión en Domingo de Ramos o varios de los trabajos realizados para los retablos del convento de Santa Paula de Carmona y de las iglesias de san Lorenzo y san Pedro de Sevilla. A nivel artístico, es considerado como uno de los más importantes artistas que dilataron en el tiempo la estela de la escuela de Martínez Montañés, pero su relación con el escultor flamenco José de Arce (quien talló la popular imagen del Cristo de las Penas de la Hermandad de la Estrella de Triana), le proporcionó rasgos artísticos externos a la escuela sevillana "sirviendo como proyección de la misma y como puente entre el naturalismo y el realismo escenográfico desarrollado por Pedro Roldán a partir de 1648. Además fue el introductor de la columna salomónica en los grandes retablos tetrástilos, iniciando el barroco pleno en la retablística" según el prof. Luque Teruel.

Antigua fotografía de la imagen del Nazareno de la
Divina Misericordia. Foto: A. F.
  La imagen primitiva era de candelero, en la cual el artista quiso mostrar los rasgos naturalistas de la escuela montañesina, concibiendo la talla con cierto aspecto colosal derivado de Juan de Mesa y algunas características propias de los trabajos de Alonso Cano, como el tratamiento del movimiento del cabello, así como el sereno y bello rostro. En origen, la posición de las piernas era distinta, mucho más juntas, por lo que la postura de paso corto del Nazareno se encontraba en concordancia con la inclinación del torso y los hundidos hombros debido a la pesada cruz. 

  Sin embargo, la decisión por parte de la Hermandad a mediados del siglo XX de que esta imagen formara parte del cortejo procesional, llevó a recurrir al artista gaditano Luis Ortega Bru para que, desde Madrid, realizara las intervenciones oportunas para adecuarla al paso de plata de ley de estilo neobarroco, ejecutado por los talleres de Viuda de Villareal, obra que se finalizó en el año 2000. Así, Ortega Bru, conservando las manos y la cabeza, procedió a realizar un nuevo cuerpo que terminó variando la posición original de la imagen, otorgándole a la misma una nueva personalidad con un torso vertical "de zancada muy abierta y amplia, trasunto del dispuesto por Juan de Mesa en la imagen de Jesús del Gran Poder". Dicha intervención afectó al desplazamiento natural que tenían los hombros en la talla primitiva, así como la posición del cuello y la cabeza, que estaban realizados en relación a una postura vertical con pies estáticos que seguían la línea de Alonso Cano, por lo que, tras el tabajo de Ortega Bru, la intención de Felipe de Ribas acabó desapareciendo, distorsionando la posición original de la imagen y eliminando la correspondencia natural entre el cuerpo, las piernas en movimiento y la cabeza. 

  En definitiva, la talla del Nazareno de la Divina Misericordia, aún viendo modificado su aspecto actualmente, puede considerarse uno de los grandes ejemplos de la escultura barroca del siglo XVII de la escuela sevillana, de gran naturalismo y fuerza devocional que lamentablemente es bastante desconocida y no es muy valorada dentro del ámbito cofrade. Os invito a conocer esta magnífica imagen y a su artífice, Felipe de Ribas, importante imaginero que supo aunar en su gubia las características más sobresalientes de los grandes imagineros andaluces del siglo XVII. 

Fotografía antigua del rostro de la imagen del Nazareno de la
Divina Misericordia. Foto: Fototeca de la Univ. de Sevilla.


Autora del texto: Marina Belso.




BIBLIOGRAFÍA RElACIONADA:

- BELDA NAVARRO, C. (1997): Los siglos del Barroco. Madrid: Ediciones Akal.
- LUQUE TERUEL, A. (2008): "Origen del retablo barroco en Sevilla: el modelo tetrástilo (1600-1660). Espacio y Tiempo: revista de Ciencias Humanas, nº 22. Sevilla: Universidad de Sevilla, pp. 143-189. 
- ROMERA, E. (2016): "El Nazareno de la Misericordia de Sevilla". Revista Pasión en Sevilla, nº 83. Sevilla: ABC, pp. 18-23.
- SÁNCHEZ MANTERO, R. (1999): Las cofradías de Sevilla en la modernidad. Sevilla: Universidad de Sevilla.



Para cualquier duda o sugerencia podéis contactar a través de la dirección de correo que se facilita en el margen derecho de la página.